Día Internacional de las Mujeres Rurales: 15 de octubre. Recordamos el artículo de Dolores Fernández Galiño, valedora do Pobo: MUJERES RURALES, LA LLAVE PARA El DESARROLLO

15 octubre, 2021 actualidad, Noticias, Sin categoría

Peregrinas y peregrinos de todo el mundo se acercan a Santiago por las casi 280 rutas y más de 80.000 kilómetros del Camino que circulan a lo largo de la geografía de Galicia, España y Europa. En ese discurrir, atraviesan ciudades tan emblemáticas como París, Estrasburgo, Burdeos, Reims, Aquisgrán, Praga, Pamplona, Burgos, Salamanca o Sevilla. Por supuesto, en Galicia también permiten conocer nuestras ciudades emblemáticas y brotan por todas partes algunos trayectos de los muchos caminos que confluyen en Compostela. Mas, en nuestro caso, es muy frecuente que coincidan con zonas rurales, o menos urbanizadas, por villas o incluso aldeas.

 

Y esto no deja de ser una oportunidad en este mundo marcadamente urbanocéntrico porque el Camino da la posibilidad de volver  la vista al mundo rural, a su pasado, a su presente y a su futuro.

 

En su pasado y en su presente, las mujeres ocupan un papel basilar en el arraigo de la familia a la tierra y en la cohesión de la sociedad rural. Son pieza esencial de su desarrollo porque se ocupan de los trabajos agrícolas y ganaderos, del marisqueo y labores asociados a la pesca, de la artesanía vinculada a estas actividades e , incluso, en las industrias de primera transformación. Las mujeres rurales están en la base personal de empresas agrarias, sociedades cooperativas, asociaciones cívicas y sindicatos agrarios. Ellas tienen un papel esencial en el tejido familiar, social y productivo del mundo campesino y marinero.

 

Con todo, y a pesar de la trascendencia de esta función, no siempre se les reconoce, pues se invisibilizan y no se valoran los trabajos domésticos que también asumen, el cuidado de hijas e hijos y también de las personas con discapacidad, de sus padres y , muchas veces también, de sus suegros. Tampoco se les valoran como se debe las tareas de colaboración en la explotación, ni las labores de buen vecindario y de colaboración social. Muchas veces su papel ni siquiera se percibe porque son los hombres los titulares de las empresas y los  dirigentes cooperativos, asociativos o sindicales.

 

El alejamiento y la dispersión de los núcleos de población dificultan, entre otras cosas, el acceso a servicios de cuidado de niños y niñas o de personas con necesidades especiales que requieren atención a diferentes situaciones de dependencia. Y hay que recordar que, por el tradicional reparto de roles entre los sexos, esas dificultades añadidas inciden, especialmente, sobre la situación de las mujeres. También las zonas rurales tienen dificultades para el acceso a la Internet y, de nuevo, las mujeres rurales sufren las consecuencias de la brecha digital.

 

Con vistas al  futuro, el desarrollo del mundo rural y de las zonas no urbanas es una de las materias pendientes que es necesario afrontar para conseguir dosis más elevadas de progreso social, medioambiental y económico, en consonancia con el país avanzado, cohesionado, democrático y moderno que es Galicia hoy en día.

 

El sector agrario fue el sustento del crecimiento de los sectores industrial y de servicios. Ahora nos toca afrontar un nuevo equilibrio intersectorial en el que tenemos que reconocer y devolver  al sector primario lo que colaboró en el progreso. En esa tarea de desarrollo rural que las administraciones deben afrontar -y que desde la sociedad debemos apoyar-, no se puede olvidar las mujeres. El papel esencial que las mujeres tuvieron siempre en el mundo rural lo van a seguir teniendo en el futuro y hace falta que sea reconocido y potenciado.

 

El desarrollo rural debe tener perspectiva de género. Si  consentimos el olvido de las mujeres, las políticas públicas de desarrollo rural, por muy bien intencionadas que sean y por muy bien sustentadas que estén, no conseguirán conseguir al cien por cien el resultado que pretendan.

 

Las mujeres rurales no pueden ser solo observadoras del desarrollo rural: tienen que ser protagonistas.

The comments are closed.


GABINETE DE COMUNICACIÓN

Rúa do Hórreo, 65
15700 Santiago de Compostela
A Coruña
Teléfono [+34] 981 56 97 40
FAX [+34] 981 57 23 35

comunicacion@valedordopobo.gal