Artículo de la Valedora do Pobo, Dolores Fernández Galiño: “ Cuidar a quién nos cuida”, publicado en el Especial del día 25 de Julio en el periódico El Correo Gallego.

04 agosto, 2020 actualidad, Eventos, hablamos de feminismo, Noticias, noticias, Sin categoría

El Hostal de los Reyes Católicos fue erigido, por decisión de los Reyes Católicos, con la finalidad de ofrecer hospedaje y asistencia médica a quienes culminaban el Camino de Santiago. Como se recoge en el documento de su fundación, muchos de los peregrinos pobres y enfermos perecían por no tener quien los recibiera y aposentara. Tanto en su función de hospedaje, como sobre todo en su función de hospital, el Hostal, desde el año 1511, en que finalizó su construcción, hasta la actualidad, es monumento representativo de la importancia de los cuidados para la sociedad entera y elemento indispensable para la pervivencia de Santiago como centro de peregrinación.

 

En estos tiempos de la pandemia del COVID-19, se ha evidenciado intensamente la importancia de los cuidados. Y también se ha evidenciado que son las mujeres quienes están en la primera línea de fuego porque son las que asumen el trabajo de cuidados. Están feminizados el sector de la sanidad a todos los niveles (médicas, enfermeras o auxiliares), el de la dependencia y cuidado de personas mayores o con discapacidad (tanto las cuidadoras no profesionales como las de atención domiciliaria, centros de día y residencias), el cuidado de niñas y niños, el empleo en el hogar y el sector de limpieza.

 

La segregación profesional de las mujeres en los trabajos de cuidado (las paredes de cristal) ha determinado, desde los primeros tiempos de la revolución industrial en que las mujeres y los niños eran calificados laboralmente como medias fuerzas, unas condiciones de empleo y trabajo inferiores a las de otros sectores profesionales masculinizados donde los empleos son más seguros, las retribuciones mayores y en general mejores las condiciones de trabajo. Y es que así resulta que se ofrece mejor retribución y condiciones laborales a quien cuida a las máquinas, que a quien cuida a las personas.

 

Paradójicamente, las profesiones de cuidado, desvaloradas en situaciones de normalidad sanitaria, se erigen en las profesiones más necesarias en estos momentos para el tratamiento de personas enfermas y la contención de la enfermedad. No solo son las más necesarias, también son las más expuestas al riesgo de contagio. De hecho, las personas contagiadas en profesiones del ámbito sanitario han sido mayoritariamente mujeres.

 

A consecuencia de ello, se genera un creciente consenso social e institucional en la necesidad de atribuir mayor valor al trabajo de cuidados en todas sus variantes. Un consenso que roza la unanimidad cuando la opinión emana de organismos de igualdad a todos los niveles. A nivel internacional destacar el llamamiento realizado por ONU Mujeres, y el Instituto Europeo de Igualdad de Género.

 

Los desafíos crecientes a los que se enfrentan las personas dedicadas al trabajo de cuidados, mayormente mujeres, deben conducir a una mejora de su reconocimiento social que debe traer aparejado una mejora de sus condiciones de trabajo, y trabajos igualmente remunerados en términos comparativos con otros trabajos de igual valor.

 

Volvamos de nuevo la mirada al Hostal de los Reyes Católicos, monumento emblemático de Santiago de Compostela y de Galicia entera. El esfuerzo de construcción entonces asumido para cuidar a quienes venían a nuestro país en peregrinación jacobea, que nos sirva de ejemplo para cuidar a quienes nos visitan, para cuidarnos a nosotros mismos y también para cuidar a quienes

The comments are closed.


GABINETE DE COMUNICACIÓN

Rúa do Hórreo, 65
15700 Santiago de Compostela
A Coruña
Teléfono [+34] 981 56 97 40
FAX [+34] 981 57 23 35

comunicacion@valedordopobo.gal